Noticias


30 ENE 2016 20:41h

Derecho de adquisición preferente

No es lo más común, ni lo más habitual, pero puede suceder cuando alquilamos una vivienda de nuestra propiedad. Nos referimos concretamente a que tengamos la vivienda alquilada y que entonces por un motivo u otro deseemos vender la vivienda. ¿Qué dice la ley en esos casos? Veamos.


Primero decir que deberemos respetar el contrato que tengamos vigente con el arrendatario en los términos y formas que establece la ley. Pero más allá de ello debemos saber que en caso de que queramos vender la vivienda que tengamos alquilada, el arrendatario tendrá derecho de adquisición preferente.


Y es que el derecho de adquisición preferente del arrendatario que tiene la vivienda arrendada se encuentra estipulado y regulado legalmente en el marco que ampara y regula los arrendamientos urbanos. Concretamente se encuentra regulado en la LAU, y más específicamente en su título II, capítulo IV, artículo 25. Artículo el cual desarrolla plenamente este derecho de adquisición preferente.


¿Y en qué forma desarrolla este artículo de la LAU el derecho de adquisición preferente?. Bien, primero establece que “En caso de venta de la vivienda arrendada, tendrá el arrendatario derecho de adquisición preferente sobre la misma…” (Artículo de la LAU 25.1), y luego establece que “El arrendatario podrá ejercitar un derecho de tanteo sobre la finca arrendada en un plazo de treinta días naturales a contar desde el siguiente en que se le notifique en forma fehaciente la decisión de vender la finca arrendada, el precio y las demás condiciones esenciales de la transmisión” (Artículo de la LAU 25.2).


 


Entonces vemos que el derecho de adquisición preferente es un derecho inalienable por parte del arrendador al arrendatario, quedando obligado el arrendador a notificar fehacientemente al arrendatario su voluntad de vender la vivienda para que este pueda ejercer el derecho de tanteo. La ausencia de esta notificación o bien si la misma no se realiza en la forma y fondo adecuado dará derecho al arrendatario a ejercer el derecho de retracto (artículo de la LAU 25.3), además de incurrir en irregularidad el arrendador. Irregularidad que incluso puede dar lugar a un acto ilícito de falsedad de documento público si el arrendador decide vender la vivienda sin practicar el derecho de tanteo, y además notifica falsamente en el momento de inscribir la venta de la vivienda en el registro de la propiedad que ha tenido lugar en las formas y requisitos establecidos el derecho de adquisición preferente (artículo de la LAU  25.5).