Noticias


17 ENE 2016 22:23h

Lo que debes tener en cuenta antes de comprar un piso de banco

Comprar un piso de banco ofrece muchas ventajas en relación a la compra tradicional o típica que todo el mundo conoce, pero es interesante conocer algunos aspectos relevantes antes de comprar un piso de banco. La situación económica de hace unos años, así como la actual, ha provocado que cada vez sean más el número de pisos propiedad de bancos.


Desgraciadamente, existe una creencia generalizada que no resulta del todo cierta: ‘Todos los pisos de bancos cuentan con un precio mucho más barato’. Realmente hay que señalar que en absoluto es así. Si bien es cierto que muchos pisos cuentan con un precio muy atractivo, hay pisos o vivienda cuyo coste es el mismo que el resto de pisos en general.


Incluso, se pueden encontrar pisos con un precio que resulta elevado y para muchos incluso inaccesible, y es que  el coste de la vivienda dependerá de muchos factores particulares de la propia vivienda, la localización, el estado de la misma, etc. La principal diferencia que existe entre comprar un piso a un banco y comprarlo de la forma tradicional no radica realmente en el precio de la vivienda, sino en los beneficios que ofrecen los bancos para poder adquirir la vivienda deseada.


Una de las grandes ventajas de adquirir un piso de banco es que los bancos necesitan liquidez, de modo que su objetivo es poder rápidamente cada piso sin demora, y ello lleva implícito mayores ventajas de financiación y la aplicación de pequeños descuentos, así como otros beneficios. En estos casos, los bancos pueden ofrecer hasta un 100% de la financiación total, o incluso una financiación superior para hacer frente al pago de impuestos, notaría, gestoría y registro, cuando por norma general es de un 80%.


También es posible disfrutar de un mayor plazo de amortización, pudiendo alcanzar hasta los 50 años, cuando lo habitual siempre había sido un plazo que oscilase entre los 30 y los 40 años. El pago de la vivienda resulta mucho más flexible que comprando una casa de la manera tradicional, además de tener la opción de adquirir muchas de ellas sin necesidad de aval.


 


La compra de un piso de banco se ha convertido en una de las mejores opciones para aquellos compradores que cuente en su cuenta bancaria con algunos ahorros y estén interesados en adquirir un inmueble como residencia o bien como inversión. Comprar pisos a un banco siempre tendrá una garantía de confianza.